miércoles, 3 de septiembre de 2008

El problema no es Chávez.

El problema no es Chávez.
Por: Darella Osío
Fecha de publicación: 03/09/08



Será tan difícil entender que es tan o mas peligroso, que el pueblo tenga que calarse callado una ineficiencia o burocracia en los servicios básicos?
No les parece un simplismo, o un no ver mas allá de sus narices, creer que no se corre peligro de que ese pueblo termine achantado y ni se moleste en acudir a las urnas de votación el 23N?

Que le cuesta a un Ministro, por ejemplo hacer varias llamadas al azar, para medir como está percibiendo el pueblo el funcionamiento de las instituciones que preside y obtener la información de primera mano sin tener que estar creyéndole solo a los que le alertan?.
Que hacemos con pregonar una unidad que lejos de bastar, mantiene a la gente maniatada porque “No es el momento” de denunciar las injusticias?

Que hacemos cuando una madre del barrio tiene que cargar en una buseta con una bombona de gas para irse a hacer cola para que se la llenen, porque los distribuidores y los dueños de las compañías privadas estén haciendo guarimbas, por mucho que entienda que es parte de la guerra que nos están aplicando, no podría convertirse en un peligro inminente a la hora de tener que elegir bien sea al alcalde o gobernador de su comunidad?
Que hacemos con alegar que hay que ver el bosque, si el pueblo a cada minuto se topa con el arbolito que se le viene encima?
Que ganamos con decir… Que fueron 4 pelagatos los que cerraron una autopista, que atraviesa 3 Estados como lo es la ARC , si igual colapsan todas las vías impidiéndole al pueblo llegar a sus trabajos o ejercer simplemente el derecho que tenemos al libre transito?

Que hacemos con los aumentos de salarios? Será que hay que emplearlo en embarrarle la mano a mas de un corrupto enquistado en las instituciones del estado, como lo hacen algunos opositores para obtener lo que buscan?

Es tan difícil de entender que una cosa es tener fallas pero que tampoco veas de parte de los que rodean al Presidente ningún interés en buscarle soluciones y que entiendan que no pueden seguir queriéndolos cortar con ese vaso de cartón de que tiene que seguir esperando, cuando ya no se trata de un año o dos, sino 2 períodos en funciones?
Cuando van a entender que no se le puede ni debe exigir a un pueblo que se convierta en masoquista, cuando vemos, CONTRADICCIONES y AMBIGUEDADES, como por ejemplo darle prioridad a un crédito por demás grotesco tanto por el monto como a quien se le otorga y para que… mientras tenga que seguir el pueblo pasando trabajo en obtener cualquier ayuda?

.No sientes impotencia cuando escuchas a Chávez haciendo hasta lo imposible por proporcionarle al pueblo una mejor calidad de vida y que los encargados de hacer efectivo ese esfuerzo, por las razones que sean, no permitan que se cristalicen?

Como va ser tan difícil entender, que “La Revolución no puede estar reñida con la calidad” como bien no los repite el Presidente y más aun cuando el problema sea más grave que una mera calidad.

Como va ser tan difícil entender, que tantas moscas no pueden estar equivocadas, y que si hay quejas constantes es obvio que es igual de importante atenderlas, como se pueda atender a un partido político o limitarse a etiquetarlos como contrarrevolucionarios porque no es “Conveniente” sacarse los trapitos al sol en miras a unas elecciones, si precisamente es el día a día que vive el pueblo el que puede repercutir en el triunfo el 23N y que se nos trunque el camino?

Como va ser tan difícil entender, que SI es grave, que en tan poco tiempo hayamos sufrido 2 cortes casi a nivel nacional del servicio eléctrico, pero que es igual de grave que en la mayoría de los estados, llevamos mas de un año con cortes casi a diario y que sigan estando las mismas autoridades al frente de ese sector y que con decir que ha aumentado el numero de habitantes sea una razón que hace que colapse, cuando supuestamente es una variable que tendría que estar contemplada y prevista para evitarlo, mas si se cuenta con recursos que están siendo utilizados para proyectos que sin dejar de reconocer también se convertirán en beneficio para el pueblo, no dejan de ser a mediano o largo plazo, mientras algo tan vital, como es contar con un regular servicio eléctrico que de paso es de seguridad de estado, influya en el diario y necesario progreso de cualquier país?

Considero que llegó el momento, de dejar de estar parándole tanto a una oposición o a unos canales golpistas, apátridas convertidos en partidos políticos y dedicarnos a que nuestra propia gente viva y sienta que en su diario vivir hay una diferencia garrafal estando en una verdadera revolución que volver a tiempos pasados y en lo que es elegir como alcalde o gobernador a un Chavista verdaderamente comprometido con el proyecto de país que queremos y a no conformarse con otro que solo con vestirse de rojo y guindarse a la chaqueta de Chávez pretenda seguir engañando al pueblo.

Patria, socialismo o muerte…Seguiremos venciendo

3 comentarios:

Anónimo dijo...

y el maletin? por que callan?

Darella Osío K. dijo...

Porque esa novelita no se la creen ni ustedes mismos...
Siga viendo Globoterror, no se pierda el proximo capìtulo y sea felizzz, jejeje

Saludos y gracias por tu visita.

rroopstr dijo...

Ante tanto funcionario ineficiente, también es responsabilidad del Presidente de la República el no poner caras nuevas en los ministerios sino efectuar enroques de caras conocidas paseando por todos los cargos.

¿qué es más saludable para este país? Gente que dice ser chavista y se viste de rojo pero actúa ineficientemente en sus labores, o gente que puede tener algunas discrepancias con el proceso, pero con un amor genuino a la patria y con ganas de aportar para el país?

En mi opinión, existe gente de la segunda categoría que pudiera aportar a este gobierno y que no tiene por qué esperar al triunfo futuro de un hipotético gobierno opositor en unas elecciones presidenciales futuras. El problema es que muchos tienen miedo de efectuar un acercamiento con el oficialismo debido a la matriz de opinión polarizada que ha padecido Venezuela por más de una década.