miércoles, 8 de diciembre de 2010

Mi tristeza a un año de tu partida....

Hoy 8 de Diciembre, día de la Inmaculada, hace un año que nos dejaste y todavía no he podido acostumbrarme a vivir sin ti, fueron muchos años, podría decir que toda la vida la viví junto a ti, primero un noviazgo de 6 años mientras estudiábamos y después, 33 años de matrimonio, con nuestros desacuerdos y acuerdos, con tu amor que llegue a catalogar de obsesivo y el mío para quien valían mas los hechos que las palabras.
Tanto que recordar, tanto verte en todo, oírte y sentirte en todo. Cuantas obras de teatro no asistimos en las Palmas y en el Aula Magna, recuerdo cuando fuimos al concierto de Mikis Theodorakis y tantos otros, tu siempre enseñando a una jovencita recién llegada de su pueblo, que desconocía la vida en la ciudad.
La música, que siempre fue nuestra debilidad, todavía no logro poder oír tantas canciones que me hacen verte, nuestros viajes por casi todos los estados del país, donde le fuimos inculcando a nuestros hijos las costumbres de cada región, su gastronomía, sus leyendas…
.Nuestro viaje fuera del país, en nuestro primer aniversario y esa tarjeta de aniversario en la mesa de noche de un hotel en Paris.
Guardábamos los ticket de todas las funciones que íbamos, de cine, teatro, exposiciones o de algún paseo al Ávila.
Como olvidar nuestras peleas propias de cualquier matrimonio, ya con el pasar de los años ya no le dábamos importancia y el que pusiera el carometro se le quitaba solito.
La rutina en los matrimonios, hace daño, tanto como la falta de comunicación, pero hay algo tan cierto que siempre repito por su veracidad…”La ausencia, le devuelve al amor, lo que la rutina le quitó.
Esta ausencia de un año, ha sido para mi muy dura y no creo que llegue un día cuando ya no me hagas falta, solo espero, que así como el tiempo hace estragos, en este caso también haga milagros y por lo menos yo pueda dejar de sentir tanta tristeza y soledad, que no la llena nadie. Podría escribir un libro de todas las vivencias juntos, pero no es la idea, solo dejar el dolor sentido a un año de tu partida.
Se que si existe otra vida, tu estarás bien, porque fuiste un esposo, padre, hijo y hermano ejemplar.
Que Dios te tenga en la gloria y que descanses en paz, mi queridísimo y amado gordo.

1 comentario:

achue2 dijo...

Camarita el tiempo y la distancia poco a poco van dando la conformidad y resignación necesaria para lograr la paz espiritual....mis respetos y solidaridad con tan especial dama y amiga de tantos años en los espacios foriles revolucionarios.....

Abrazos camarada